Mudanza, Alejandro Zambra

IMG_2025

Hablando solo de Mudanza, se puede decir que tiene algo extraordinario que contrasta con sus novelas: también en libro de poesía se habla del movimiento de los protagonistas, de la salida de un personaje que deja al otro -pero aquí el movimiento es del narrador, la persona que se queda es el otro, o la otra- es como si Mudanza tratara de la psicología de la persona que se va, que deja todo atrás, y que deja al escritor, quizás al narrador de las novelas.

 

34 cuentos cortos y un gatopájaro

IMG_2027

Este volumen reúne los cuentos cortos de Evelio Rosero (Bogotá. 20 de marzo de 1958), publicados entre 1978 y 1981 en diferentes periódicos y revistas capitalinos. Varios de ellos fueron incluidos en antologías de cuento corto latinoamericano, así como en selecciones de cuento universal, publicadas en Francia y Alemania. Bastante antes de acometer la novela, género que lo identifica actualmente -con la publicación de Mateo Solo (1984), su primera novela, Juliana los mira (1986) y El incendiado (1988)-, Rosero cultivó con toda pasión el cuento corto, generó de los más exigentes, sin ninguna duda. Son cuentos certeros y originales, que ya avisan de los futuros derroteros literarios de su autor, y de los que “Destiempo Libros” recupera hoy los más representativos.

Yosoyu, Carolina Sanín

IMG_3024

En esta rara joya del arte biográfico, Carolina Sanín documenta episodios poco conocidos de la vida real o ficticia de Pedro Manrique Figueroa, quien, además de precursor del collage y el goulash en Colombia, fue expedicionario, hacedor de perros, anarquista y descubridor de lenguas antediluvianas.

Un drama en México, Julio Verne

Hace más de un siglo y medio, hacia el año de 1846, el joven Julio Verne, de dieciocho años, terminaba de escribir Un drame au Mexique, una de sus primeras novelas breves, en su casa de Île Feydeau, en Nantes.
Más de siete años habrían de transcurrir hasta que la novela fuera publicada, cuando su primer editor descubrió el talento que habría de cautivar a los lectores durante décadas.
Hoy, más de cien años después de su muerte, Julio Verne es uno de los autores más leídos del mundo, con más de 60 novelas traducidas a todos los idiomas, y Destiempo se complace en presentar una nueva edición de esta obra de su juventud que él, al empezarla, jamás imaginó ver publicada.

Hace más de medio siglo, hacia el año de 1941, la joven María Elena Torres, de dieciocho años, terminaba de escribir Un drama en México, su primera traducción de una novela breve, en su casa de La Soledad, en Bogotá.
Más de setenta años habrían de transcurrir hasta que la novela fuera publicada, cuando su hija mayor descubrió el cuaderno con el manuscrito, escondido en un cajón durante décadas.
Hoy, a sus noventa años, María Elena Torres es madre de 7 hijos, abuela de 24 nietos y bisabuela de 12 bisnietos, a los cuales ha sabido transmitir todo su amor por la literatura, y Destiempo se complace en presentar esta obra de su juventud que ella, al empezarla, jamás imaginó ver publicada.

Severo Revés, Juan David Giraldo y Alma Sarmiento

Severo Revés

El palíndromo es bien extraño, el palíndromo es una de las cosas más raras que podemos hacer con el lenguaje, quizás sea la más rara. El palíndromo, como poco, desafía la noción de texto.
El texto es texto, y que RolandBarthes me disculpe la contraglosa, porque podemos someterlo a infinitas variaciones, podemos añadirle, sustraerle, cambiarlo, desplazarlo. El texto siempre puede ser reescrito. El palíndromo no.
El palíndromo es lo que es y no puede ser otra cosa ni de otra manera. No es un anti-texto, simplemente (sí, simplemente, el palíndromo tiene la condición de simple) simplemente no ex un texto.
El palíndromo es una escultura.
El palíndromo, como las esculturas, es definitivo, único y tridimensional (el lugar común que quiere que el palíndromo sea bidimensional, no ha reparado en que tenemos que movernos alrededor de él si queremos contemplarlo en su integridad).
Carlos Grassa Toro

Las Glorias, Matías Godoy

Las Glorias

LAS GLORIAS es una pequeña novela escrita, podríamos decir, en tono menor, y buena parte de ella en clave de humor. Un pequeño divertimento, sin duda, sin ínfulas de gran novela, sin planteamientos de grandes problemas, aunque ahí estén, como siempre en un mundo completo y verosímil, el amor, la soledad, la envidia, el poder (no de emperadores ni de gorilas de verde oliva, sino apenas sí de piratas), y la infaltable muerte (no hay sexo, tal vez porque entre libreros lo común es un romanticismo que todo lo suple). Pero lo que predomina, y triunfa, es la risa. Tenue a veces, a veces explícita, pero siempre
fina, en ningún caso gratuita. El autor de esta joyita, Matías Godoy (Bogotá, 1985), se dice en La contracubierta, es también traductor, poeta y cuentista.Mucho, para solo 27 años. Bogotano, escribe una novela bogotana hasta los tuétanos.
Luis Germán Sierra J.